Por Jonathan Ortiz Cortés

Vivimos momentos de gran tensión. La incertidumbre apabullante nos rodea y se manifiesta a muchos niveles. Gran tensión individual y colectiva, desemboca en la incertidumbre económica que resultará de la recesión global. Todo esto puede manifestarse en preocupación y ansiedad, y tu mente no deja de girar en torno a una serie de factores, entre ellos tu dinero y tu economía personal y familiar.

Puedes enfocarte en pagar tus deudas, o en consumir lo básico, lo cual está muy bien. Sin embargo, muchas personas continúan trabajando y manteniendo el mismo nivel de ingreso o, incluso, aún con una reducción salarial, han logrado ajustar su presupuesto a una nueva realidad y dinámica en el hogar, o simplemente han encontrado maneras de ahorrar más y mejor; inclusive han incrementado o diversificado sus fuentes de ingreso.

Muchas empresas, o negocios pequeños se están reinventando y algunos, incluso, han dado «en el clavo» y han incrementado sus ventas de forma considerable o han mejorado sus estrategias para, en el futuro, captar más clientes. Esto puede mejorar tus ingresos y, por consecuencia, darte un superávit en tu presupuesto, es decir: cada mes, te sobra dinero. Ese dinero simplemente te lo gastas o lo ahorras. En realidad, ese dinero que nos sobra, siempre está invertido de alguna manera.

Ese es el escenario ideal, pues también es posible que estés enfrentando dificultades financieras y apenas logres terminar el mes con lo suficiente para vivir. No obstante, puede ser que tengas un pequeño ahorro o que te hayas propuesto mejorar tu planificación financiera para comenzar a ahorrar, invertir este año, o estar apartando cada mes un importe específico en tu presupuesto para un proyecto de inversión.

Hay que dejar algo bien en claro: ahorrar significa separar una parte del dinero para algún fin. Puedes ahorrar en tu alcancía, en una tanda, bajo el colchón, en tu cuenta bancaria; sin embargo, hacer eso solo sirve para guardar el dinero sin que esto genere una ganancia para ti.

Por el contrario, al hacer esto, tu dinero está perdiendo valor, pues la inflación (el incremento de los precios de los productos de la canasta básica) va siempre en aumento; al menos en México y eso provocará que no puedas comprar lo mismo al final del año con los mil pesos con los que comprabas al inicio del año.

Tu dinero, con el paso del tiempo vale menos, a menos que lo inviertas. Invertir es poner a trabajar el dinero a tu favor, es decir, colocar tus recursos en activos financieros que a lo largo del tiempo te proporcionen un rendimiento que haga crecer tu dinero. Lo ideal es que siempre crezca por encima del porcentaje de inflación anual.

Para hacer una estrategia de inversión correcta y profesional es necesario y vital que tengas el acompañamiento de un asesor patrimonial de inversiones profesional, no solo un vendedor de productos financieros.

Es importante que analices que no todo el que se llame «Asesor Financiero» necesariamente es un Asesor Patrimonial en Inversiones. Únicamente un Asesor Certificado por la AMIB (Asociación Mexicana de Intermediarios Bursátiles) que es una institución certificadora de la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) y de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV), tiene las facultades legales, técnicas, éticas y profesionales para asesorarte y estará capacitado para cuidar tu patrimonio cuando se trate de inversiones financieras.

Cómo invertir en tu futuro

Algunas personas tienen temor a invertir, sobre todo porque piensan que el término «inversionista» es para alguien con mucho dinero. En realidad, en nuestro país existen inversiones en las que comienzas desde 1,000 pesos. Puedes comenzar a invertir en Cetes, que son los activos financieros más seguros y estables, es el “caballito de batalla” de la deuda gubernamental.

Al invertir en fondos de inversión puedes tener un portafolio con el cual cubras distintos objetivos de inversión, corto, mediano y largo plazo, y puedas tener una mezcla entre instrumentos conservadores y agresivos. En inversiones, a mayor riesgo, mayor rendimiento.

El riesgo va acompañado de la volatilidad, es decir, la fluctuación del precio o valor del activo financiero, lo cual depende del mercado, del tipo de cambio o de algún otro factor muy particular. Sin embargo, el riesgo puede acotarse cuando se diversifica, así sucede cuando invertimos en diferentes activos financieros. Como la frase clásica dice: «no poner todos los huevos en la misma canasta».

El éxito de la inversión dependerá, con el paso de los años, de la selección de los activos que conformen tu portafolio, pues su calidad irá de la mano del análisis hecho por las sugerencias de la compañía de inversiones, y la estrategia que el asesor y tú construyan en torno a tus objetivos financieros, así como el acompañamiento y seguimiento continuo.

BlackRock, el administrador de Activos Financieros más grande del mundo, en los últimos años hace un análisis de la relación que existe entre el dinero y bienestar en los inversionistas en diferentes países. Estos son algunos resultados a destacar de su investigación resultante en 2019, en México:

54% Sienten que no tienen suficiente dinero para invertir
61% De los mexicanos temen perder todo si invierten
27 % Desean equilibrar sus necesidades
64 % Creen que la información sobre inversiones es confusa

«Más de un 1/3 de los encuestados aún no han empezado a ahorrar para la jubilación.» (…) Sin embargo, aquellos que comenzaron expresan una mayor sensación de bienestar (79%). Los aspectos que los motivan son: la autosuficiencia y la independencia económica de familiares y amigos.» Para BlackRock, en México, el dinero es la causa número 1 de estrés.

Invertir de forma disciplinada y con el apoyo de un experto, podría apoyarte a evitar el estrés financiero.
Invertir de forma disciplinada y con el apoyo de un experto, podría apoyarte a evitar el estrés financiero.

Está más que claro que el tema de inversiones es muy amplio y hay mucho que abarcar y revisar a detalle. Con mucho gusto puedo darte información más detallada y puntual, así como ayudarte a construir una estrategia de inversión totalmente personalizada, que sea un traje a la medida de acuerdo a tus necesidades y objetivos.

Contáctame dando clic aquí, lo importante es que no lo dejes para después. Comienza a invertir ya. Invierte en ti; puedes ser un inversionista hoy mismo.


Recuerda, este es un texto informativo que contiene sugerencias. En Kueski no nos hacemos responsables por los resultados obtenidos al utilizar los productos/servicios aquí mencionados. El contenido del texto, es responsabilidad del autor y a título personal y no guarda relación alguna con los servicios y marcas de Kueski, S.A.P.I. de C.V., SOFOM, E.N.R. 

Kueski SAPI de CV SOFOM ENR. Consulta aviso de privacidad, CAT y requisitos de contratación en Kueski.com. No requiere para su constitución u operación autorización de la SHCP y está sujeta a la supervisión de la CNBV en materia de prevención y detección de operaciones con recursos de procedencia ilícita.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí