-Por Alex Galindo

«Tienen una filosofía padrísima”, “ahí todos te hacen sentir como en tu casa” son algunas de las opiniones que había escuchado sobre Kueski, aquella popular startup que (de acuerdo a mi poco conocimiento sobre ellos en ese entonces) ofrece créditos en línea y que siempre se preocupa por darle lo mejor a sus clientes y a sus empleados; mientras más escuchaba de ella, más ganas me daban de comprobar si todo eso era cierto.

Conocí Kueski desde hace varios años, cuando una amiga y ex-compañera de trabajo se unió a su equipo cuando apenas estaba iniciando, me platicó mucho de cómo había cambiado su vida al haber tomado la decisión de subirse al barco y de convertirse en una Kueskid (como nos hacemos llamar), me contó de los beneficios que tenía y sobre lo increíble que estaba siendo su experiencia ahí, lo que más me llamaba la atención era lo mucho que hablaba de las personas con las que trabajaba, un equipo muy cool y súper preparado que la estaba ayudando a crecer no solo como profesionista, sino también como persona, con nuevos aprendizajes y retos todos los días… mientras me contaba todas sus experiencias y aventuras yo solo pensaba “algún día Alex, algún día”.

Y ese día por fin llegó, a pesar del poco tiempo que llevo aquí, me atrevo a decir que todas esas cosas que había escuchado sobre este lugar, no son como esperaba, son mucho mejor y literalmente les puedo decir que te hacen sentir como en casa, ahorita les cuento porqué.

Desde que inicié el proceso de reclutamiento, me di cuenta de lo interesante, retadora y emocionante que sería esta experiencia, cada llamada y entrevista que tuve sembraba en mi una enorme motivación y ganas de retarme para poder llegar a ser parte de su equipo, siempre alentándome y tratando de sacar lo mejor de mi. Cada que terminaba alguna entrevista me quedaba con un interesante sabor de boca que me hacía querer más de Kueski. Me sentía tan identificado y tan “yo mismo” al tratar con ellos que desde antes de entrar aquí, yo ya me sentía parte de; lo que acabo de escribir se escucha muy cursi y soñador pero es real, incluso a mi familia le platiqué que iba a trabajar aquí cuando aún no tenía nada seguro, y no lo hice por egocéntrico o por creerme superior a los otros candidatos, sino porque había algo en mí que me decía que sí iba a pasar.

Dejando un poquito atrás mi lado soñador les cuento más de Kueski, este lugar tiene una esencia y una personalidad única, donde no sólo se respira un ambiente de confianza y amabilidad, también te das cuenta del profesionalismo de cada Kueskid. Cada persona que he conocido aquí me ha recibido con una sonrisa, con un consejo o con un comentario que hacen que yo también tenga esa sonrisa en mi cara, fue ahí cuando me di cuenta de lo contagiosa y llevadera que es la filosofía que se vive aquí (ya sé que también estas palabras se leen un poco cursis, pero se los repito, es algo real que se vive aquí a diario).

Mi primer día aquí fue el mejor primer día que he tenido, aunque nunca me ha sido difícil adaptarme a los cambios o socializar, siempre es un poquito complicado sentirte relajado o en confianza cuando no conoces a nadie, es como si llegaras a una reunión familiar y te sientas en la sala sonriendo en medio de un grupo de primos y tíos mientras platican entre ellos… pero aquí todo es diferente, aquí no hay tíos y tías que te hacen sentir incómodo, desde que llegas ya hay alguien que te está esperando para evitar esos momentos raros y de soledad en tu primer día. Una pregunta tan sencilla y a la vez tan compleja como «¿con quién me voy a sentar a comer en mi primer día laboral?» Aquí no es ningún problema, literalmente ellos piensan en todo. Cuando salí de mi junta de inducción (la primera de muchas) Karen ya estaba esperándome para ir a comer, para presentarme al equipo, hacerme sentir en confianza y sacarme plática como si yo ya llevara meses trabajando aquí, por cierto: ¡Gracias Karen! Eres la mejor Buddy.

A tan solo una corta semana de estar aquí, les puedo contar mucho más de Kueski, ya no me lo tienen que contar a mí, ahora yo lo estoy viviendo y sigo descubriendo la magia de este lugar, de qué es lo que hacen, quiénes lo hacen, cómo lo hacen y desde donde lo hacen. He aprendido que no solo ofrecen préstamos en línea, son mucho más que eso, ofrecen distintos servicios financieros que, gracias a una necesidad que detectaron justo a tiempo en el mercado mexicano, han tenido un éxito enorme que ha ido creciendo con el paso de estos casi 7 años de historia, y que gracias a ese éxito también la empresa ha crecido exponencialmente, para que se den una idea de lo rápido que puede crecer una startup como esta, en el 2018 eran un poco más de 100 empleados, hoy en día, a mediados de 2019 somos más de 230 y este número sigue creciendo mes a mes.

Uno de los valores de Kueski es “Piensa como dueño” y en mi opinión es uno de los más importantes y más destacables, y no porque ya me considere dueño de la empresa sino porque realmente se ve el cariño que le tienen a la compañía, con la forma en la que la cuidan y se notan sus ganas de que siga creciendo, ya sea proponiendo nuevas ideas, rompiéndola en cada junta o dando una calurosa bienvenida a los nuevos, e incluso con algo tan simple como cuidando los baños de las oficinas, esto último se los cuento porque me llamó mucho la atención y se me hizo muy chido el ver cómo los baños siempre están limpios a pesar del gran uso que tienen, además hay desde enjuague y pasta dental para todos hasta vasitos con decenas de cepillos de dientes, y si dejas uno tienes la confianza de que nadie más lo va a usar (yo ya dejé mi cepillo y es de lo más cómodo, no lo tienes que cargar contigo todo el tiempo).

Me podría pasar horas escribiendo sobre lo que es #LifeAtKueski y mis primeras impresiones y contándoles lo mucho que me ha gustado este lugar, pero mejor lo dejo para después, en conclusión les puedo decir que en estos días he conocido personas increíbles que me han ayudado a subirme a este gran barco llamado Kueski, el lugar en el que trabajo, aprendo cosas nuevas todos los días, como delicioso, platico con gente súper chida, disfruto los nuevos retos y proyectos que se me presentan a diario y en donde paso gran parte de mis días, al cual ya puedo llamar mi segundo hogar.

Esto es lo que llamamos #LifeAtKueski


Recuerda, este es un texto informativo que contiene sugerencias. En Kueski no nos hacemos responsables por los resultados obtenidos al utilizar los productos/servicios aquí mencionados.

Kueski SAPI de CV SOFOM ENR. Consulta aviso de privacidad, CAT y requisitos de contratación en Kueski.com. No requiere para su constitución u operación autorización de la SHCP y está sujeta a la supervisión de la CNBV en materia de prevención y detección de operaciones con recursos de procedencia ilícita.

2 COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí