El robo o suplantación de identidad, es un delito que puede afectar desde el patrimonio personal y familiar, hasta el historial crediticio de la víctima.

Este delito, se deriva del uso inapropiado e indebido de los datos personales, entre los que se encuentran: el nombre completo, direcciones de correo electrónico, domicilios, identificadores como el número de pasaporte, CURP, RFC, entre otros.

En la actualidad, es suficiente contar con un par de estos datos, para suplantar la identidad de una persona de forma virtual o física. Es muy común, que estos datos personales terminen en manos de las personas menos indicadas, quienes, tienen esta información al alcance incluso de manera sencilla y ágil.

El robo de identidad es un riesgo latente cuyas víctimas pudieran ver su patrimonio e historial crediticio afectados. Una de las prácticas más comunes para el robo de identidad, son las transacciones bancarias, que operan desde un entorno tecnológico, como lo son las aplicaciones móviles, bancas en internet, entre otras, esto debido a su susceptibilidad por estar desarrolladas en un ambiente virtual.

¿Cómo es que pueden obtener datos confidenciales fácilmente?

Hablemos específicamente de los fraudes por internet, hay una categoría de personas que se dedican a delinquir, a los cuales pudiésemos nombrar “ciberdelincuentes”, ya que son individuos que se han “especializado” en realizar fraudes a través de internet y otros medios electrónicos.

Es cierto que, debido a la información que se ha publicado en canales digitales, la misma víctima hace que sus datos confidenciales sean vulnerables y susceptibles a ataques; sin embargo, las suplantaciones de identidad no solamente se derivan de la imprudencia de los usuarios, sino gracias a ciertos “trucos” y plataformas, plugins o aplicaciones que los mismos ciberdelincuentes han desarrollado y refinado para que, incluso, un usuario con habilidades tecnológicas y consciencia de la importancia del debido cuidado de sus datos personales pueda resultar víctima de este tipo de delitos.

Algunas de sus actividades incluyen:

como evitar el robo de identidad

Ataques hacker

Es una realidad en la actualidad, que los desarrolladores que se dedican a la “ciberdelincuencia” y a los fraudes por internet realicen actividades de robo de información personal de forma masiva. Actúan a través de envío masivo de correos electrónicos, aplicaciones, mensajes de texto y de más, enviados a una base de datos que recolectaron de forma fraudulenta a partir de un tercero.

Los hackers también pueden ingresar a información sensible, ya que las cuentas de los usuarios pueden contener contraseñas débiles que puedan estar relacionadas con los datos de sus cuentas bancarias para comprar en línea.

Troyanos:

Estos pueden encontrarse al descargar programas gratuitos, de software libre que carecen de certificados, infectando secundariamente al ordenador del usuario, que comúnmente carece de un antivirus. El objetivo principal es el de transferir datos privados a terceros. Estos virus también pueden ocultarse en correos adjuntos categorizados como “spam”.

Correos phishing:

El robo de identidad a través de correo electrónico es una de las principales actividades de los hackers. Se trata específicamente de un correo recibido como “spam” en el que el destinatario es invitado a dar clic a algún enlace, en donde se le solicitarán ciertos datos de acceso; una vez que el usuario los introduce, es ahí donde se da lugar al fraude. El usuario suele dar clic en el enlace sin dudar, puesto que la página a la cual es re dirigido es gráficamente muy similar a una original o a alguna otra que visita con frecuencia.

Ingeniería social:

práctica que se basa en la manipulación de un usuario para obtener sus datos personales, que luego se procede para fines fraudulentos. De esta forma, incluso los mismos familiares de otra persona actúan, robando los datos de sus familiares con algún grado de demencia, discapacidad, o incluso, aun y cuando ya fallecieron.

Las consecuencias

Desafortunadamente, la mayoría de los casos de robo de identidad se presentan con fines de fraudes financieros. Una vez que se obtienen los datos personales o se tiene acceso a las credenciales de aplicaciones y cuentas de la víctima, el delincuente puede hacer transferencias bancarias, solicitudes de crédito de cualquier cantidad, entre otros.

El robo de identidad y los fraudes derivados de esta actividad no pueden subestimarse, por lo que es de suma importancia poner atención en la seguridad de nuestros datos personales, puesto que si se pone un ejemplo, el no tener nuestros datos bajo las medidas de seguridad indicadas, para los delincuentes sería como “robar la paleta a un niño”.

Cómo protegerse del robo de identidad

Selección segura de contraseñas: esta podría ser la principal omisión de los usuarios, para ser segura, las mismas plataformas y sitios web sugieren que debe llevar al menos 8 caracteres, combinados entre números, letras y caracteres especiales.

Sin embargo, esta sugerencia debería únicamente ser la base para la construcción de una contraseña, así que, si nos tomamos el tema de la seguridad en serio, deberá ser una más extensa, y, por supuesto, distinta en cada una de las plataformas que utilicemos, sin estar asociada a temas personales, tales como la fecha de nacimiento, nombres, ciudades que se han visitado, apodos y otros términos que puedan asociarse fácilmente con el usuario y terminen siendo contraseñas más vulnerables que seguras.

Verificación en dos pasos: la mayoría de los servicios en internet ofrecen esta ventaja, la cual tiene como función generar un escudo de doble protección para el usuario, ya que, luego de que se introduce la contraseña del usuario, automáticamente se le hace llegar un código al correo electrónico o número de teléfono del usuario, quien deberá introducirlo de vuelta en la plataforma para confirmar su identidad y evitar que cualquier persona que tenga acceso a su contraseña, pueda ingresar fácilmente.

Mantener dispositivos y aplicaciones actualizados: cualquier dispositivo, software o plataforma de calidad, comúnmente envía solicitudes de actualización, mismas que no deben ignorarse, ya que el aceptarlas resulta ser una inteligente decisión, pues las vulnerabilidades más actuales son descubiertas y estos “parches” sirven para subsanar esta falta de seguridad, evitando que los hackers se aprovechen de los puntos débiles de los sistemas operativos o plataformas que empiezan a ser obsoletas.

Evitar los recolectores de datos en línea: todos los usuarios deben tener plena conciencia de los datos que comparte en internet. Esto definirá qué tan susceptible al robo de identidad es un usuario en específico.

Por ello, es muy importante que lea cualquier documento relacionado con su seguridad tales como la Política de Privacidad y Cookies de un sitio, Términos y Condiciones, Política de Derechos ARCO, Contratos, Políticas de Devoluciones, entre otros antes de realizar cualquier registro en línea, como lo es una afiliación, registro a un newsletter, entre otros. En cualquier caso, los datos privados deben compartirse de forma prudente. Un ejemplo claro de los recolectores de datos en internet son las aplicaciones móviles gratuitas.

Evitar compartir datos confidenciales con otros: evitar, en medida de lo posible, sacar copias, tomar capturas o fotografías de datos confidenciales tales como tarjetas físicas y electrónicas de banco, identificaciones, actas de nacimiento, comprobantes de domicilio, entre otros. Y sobre todo, evitar compartirlos a través de canales digitales tales como WhatsApp, mensaje de texto y correo electrónico, ya que ahí, es donde principalmente nacen los fraudes y robos de identidad de los usuarios.

Cómo saber si fui víctima de un uso fraudulento de datos

Comúnmente, una víctima de robo de identidad se cerciora de lo sucedido días o semanas después de que usaron sus datos para algún fraude financiero. Es importante que para estar al tanto de estas posibles actividades fraudulentas, tengamos pleno y total conocimiento de las transacciones que podamos reconocer en nuestras cuentas bancarias, tales como pago de servicios y compras en general.

En caso de mantener actividad constante, sugerimos activar las Alertas, tales como la de Google, Cuentas Bancarias, Bancas Móviles o por internet, aplicaciones y Buró de Crédito, esto para tener pleno control y conocimiento de las transacciones que nos son registradas en nuestras cuentas bancarias y reportar inmediatamente cualquier fraude en caso de que lo hayamos detectado.

En la actualidad, existe el convenio que la Asociación de Bancos de México (ABM) ha firmado con la Procuraduría General de la República (PGR) para evitar la suplantación o usurpación de identidad en las transacciones bancarias.

Robo de identidad físico, más común que en línea

suplantacion de identidad

Si bien, año con año se incrementa el comercio a través de Internet, ya que facilita que, desde casa o el lugar de trabajo, se realicen compras evitando las largas filas, el tráfico, entre otros, es cierto que la confianza en las transacciones en línea aún es baja, puesto que el robo de identidad virtual es una realidad, sin embargo, es más común que estos delitos se presenten en tientas físicas, superando la cantidad de fraudes mensuales que se cometen todos los días.

Según datos de la Asociación Mexicana de Ventas Online, el comercio electrónico representa 4% de las transacciones en el país, cifra que aumenta cada año.

En la actualidad, en los comercios físicos actualmente hay más controles de seguridad tales como los chips o las firmas, sin embargo, eso no ha logrado erradicar que en un comercio físico se realicen fraudes, de hecho, es más común puesto que cualquier persona, incluso responsable del comercio, tiene acceso físico a tu tarjeta, y es ahí donde puede presentarse el robo de datos personales.

El 96 por ciento de los robos de identidad en el país suceden de forma física y de los que se realizan de forma digital, según datos publicados por La Jornada, Pierre-Claude Blaise, director general de la Asociación mexicana de Venta Online, señaló que de los 204 millones de transacciones con tarjetas bancarias en sitios de comercio electrónico realizados de enero a septiembre de 2018, la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco), sólo recibió mil 500 quejas.

Es muy importante mantener la seguridad de nuestros plásticos o tarjetas físicas en general, puesto que los defraudadores obtienen información para hacer compras a través de la banda magnética. Pierre-Claude Blaise Indicó que, de los tres millones de fraudes registrados en ese mismo periodo, la mayoría sucedieron en el supermercado, en un restaurant o cualquier otro lugar que la gente visita con frecuencia y suele pagar con tarjeta.

Consejos para evitar el robo de identidad físico:

Comprobantes, recibos o estados de cuenta:

Evita, en medida de lo posible, todo comprobante impreso. Los recibos de teléfono y servicios de casa en general, pueden robarse de buzones de las casas, donde se puede copiar información personal importante tales como tus ingresos, RFC, CURP, etc. Exige a las empresas que detengan el envío de tu papelería impresa.

Activa las alertas de Buró de Crédito:

Usa los servicios de Buró de Crédito a tu favor, activando las alertas y el bloqueo automático para evitar que otras empresas consulten tu historial sin que tú lo autorices. Este servicio integral, que además de realizar las notificaciones, entrega cuatro Reportes de Crédito con información de Buró de Crédito junto con Mi Score, un resumen del Reporte de Crédito en un solo número.

Confirma a quién le compartes tus datos:

no compartas tus datos personales con cualquier persona, actualmente sólo basta con un nombre completo, una fecha de nacimiento y domicilio para que alguien haga fraudes haciendo uso de tus datos. Al compartir tu información en sitios web, valida que tengan certificados de seguridad.

Uso de contraseñas en todos tus dispositivos:

la contraseña reduce las posibilidades de que puedan acceder a información sensible. No es un remedio definitivo, pero te da la oportunidad de manejar tu información de forma remota, en lo que quien haya robado tu dispositivo intente descifrar la contraseña, así puedes proteger tus datos.

No consultes enlaces web sospechosos:

Entre este tipo de fraudes spam, destacan las supuestas notificaciones de entidades federales u oficiales tales como el SAT, bancos, entre otros. Una manera fácil de identificar si los links de los correos que recibes son confiables es simplemente pasando el cursor por el botón o vínculo y podrás ver en la barra inferior de tu explorador el dominio a donde te envía, si no reconoces el dominio, no ingreses y procede a reportar y después bloquear el remitente.

Evita la divulgación pública de tus datos:

El uso de aplicaciones como Google Drive o Dropbox pueden contribuir a la fuga de información confidencial, recomendamos no hacer uso de URLs y plataformas públicas pues, pueden ser rastreadas por los motores de búsqueda. Si vas a compartir este tipo de información es recomendable que el receptor de estos archivos tenga también una cuenta en la misma plataforma protegida por contraseña.

Si sospechas que has sido víctima de robo de identidad, te sugerimos proceder inmediatamente, contactando a tu banco o a la institución cuya cuenta personal está relacionada con la actividad ilícita, así puedes detener o mitigar el impacto del fraude. De igual forma, pide a Buró de Crédito el servicio Bloqueo, lo que impide a quienes otorgan créditos, realicen consultas a tu Reporte de Crédito por un periodo de tres meses, cerrándole el paso al defraudador.


Recuerda, este es un texto informativo que contiene sugerencias. En Kueski no nos hacemos responsables por los resultados obtenidos al utilizar los productos/servicios aquí mencionados.

Kueski SAPI de CV SOFOM ENR. Consulta aviso de privacidad, CAT y requisitos de contratación en Kueski.com. No requiere para su constitución u operación autorización de la SHCP y está sujeta a la supervisión de la CNBV en materia de prevención y detección de operaciones con recursos de procedencia ilícita.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí