Home Cultura Financiera Fábulas para niños para enseñarles Finanzas Personales
Fábulas para niños para enseñarles Finanzas Personales

Fábulas para niños para enseñarles Finanzas Personales

0
0
Reading Time: 5 minutes

¿Te acuerdas de cuando eras pequeño y te contaban la historia de La Liebre y la Tortuga o de Pedro y el Lobo? Estas historias o fábulas para niños que al final tienen una moraleja o una enseñanza por mucho tiempo han sido una forma divertida de enseñar valores, sobre todo a los más pequeños.

Ahora usamos estas fábulas para niños para empezar a enseñarles cosas básicas sobre finanzas personales.

fábulas para niños para enseñarles finanzas

Leer: Lee Un Libro al Mes: Finanzas para Niños

La liebre y la tortuga

Había una vez una liebre muy veloz que se la pasaba presumiendo que podía correr muy rápido y se burlaba de la tortuga por su lento caminar. Un día la tortuga le propuso a la liebre hacer una carrera, la liebre segura de que ganaría aceptó.

Todos los animales del bosque se reunieron a presenciar la increíble carrera entre una rápida liebre y una lenta tortuga. Al iniciar la carrera la liebre salió como rayo, era tan rápida que se había perdido de vista para cuando la tortuga dio el primer paso.

Mientras la tortuga seguía lenta pero sin parar, la liebre muy confiada en su ventaja se detuvo a descansar antes de llegar a la meta y se quedó dormida. Pero para cuando despertó, la tortuga estaba a tan sólo unos pasos de llegar a la meta y por más que se apresuró la liebre ya no pudo alcanzarla y la tortuga ganó.

Moraleja:

¿Tienes habilidades o aptitudes especiales? ¿Hay algo en lo que seas muy bueno? ¡Explótalo! Entrena, sigue estudiando y persevera. Aunque ahora parezca mucho más atractivo dedicar tu tiempo a jugar y ver tele, si también te ocupas en seguir mejorando (tus habilidades en matemáticas, de baile o en futbol) el día de mañana puedes convertirte en un destacado profesional y ¿qué crees? Eso podrá verse reflejado en tu satisfacción y éxito personal pero también tendrás tu recompensa económica ¿te imaginas que te paguen por algo que disfrutas hacer? ¡No te duermas como la liebre!

Por otra parte, si tienes claro qué te gusta pero como la tortuga es algo difícil para ti no te rindas, la perseverancia te puede llevar a la cima del éxito y aunque te cueste más trabajo también puedes trabajar haciendo lo que te gusta.

El león y el ratón

Después de haber pasado el día cazando, un león decidió descansar y tomar una siesta, pero un ratón travieso interrumpió la siesta cuando se le ocurrió subirse a jugar en la melena del león. El león despertó enojado, lo atrapó y le reprochó al ratón por molestarlo amenazándolo con comérselo.

El ratón lleno de miedo le suplicó que no se lo comiera y le prometió que si lo dejaba ir en un futuro él le ayudaría cuando lo necesitara. Aunque el león se burló pues no imaginaba como una criatura tan diminuta podría ayudarlo a él que era mucho más grande y fuerte, finalmente lo dejó ir.

Días después el león fue atrapado por una red de cazadores y cuando luchaba por salir de ahí apareció el ratón que al verlo en un apuro le prometió salvarlo y así fue, el pequeño ratón empezó a morder la red hasta romperla dejando libre al feroz león.

Moraleja:

No subestimes las moneditas. A veces tratamos la monedas de baja denominación, de centavos, de uno o dos pesos, como al ratón, como si no tuvieran valor. Hoy en día con $1 peso son muy pocas las cosas que puedes comprar, pero recuerda también que $1 puede ser lo que necesitas para completar una golosina, el juguete para el que has estado ahorrando, o los tenis de moda. No rechaces las moneditas sólo porque valen poco, júntalas y te sorprenderá lo que te ayudarán a comprar un día.

Leer: 10 tips para inculcar el ahorro para niños

La cigarra y la hormiga

Mientras la hormiguita trabajadora se pasaba los días de verano trabajando, juntando comida, una cigarra disfrutaba del clima paseando y cantando. Al ver a la hormiga tan trabajadora la cigarra la invitó a descansar un rato con ella, pero la hormiga no aceptó y en lugar de eso le aconsejó a la cigarra que ella también se pusiera a juntar comida para el invierno.

Por supuesto que a la cigarra no le gustó la idea de ponerse a trabajar, pero cuando menos lo pensó el invierno había llegado, hacía frío y empezaba a nevar y tenía hambre. La cigarra pensó en pedirle ayuda a su amiga la hormiga pero ésta le recordó que mientras ella trabajaba duramente en el verano para prepararse para el frío invierno, la cigarra no hacía mas que holgazanear, nunca se preparó.

Moraleja:

La verdad es que ahorrar no es fácil, la mayoría de las personas sentimos la tentación de gastarnos cada peso que tenemos en nuestras manos, sin embargo, es una buena idea que desde pequeño empieces a construir tu ahorro guardando una parte del dinero que te dan tus papás (aunque sea una parte pequeña) así podrás ir juntando dinero para un día que lo necesites y estar preparado como la hormiga.

Ahora piensas ¿para qué quiero ahorrar? Aunque papá y mamá cubren tus necesidades tus ahorros pueden servirte para comprar algo que deseas.

El niño y los dulces

Un día un niño descubrió un recipiente lleno de dulces, así que decidió tomar algunos, metió la mano al recipiente, agarró todos los que pudo con su puño y cuando trató de sacar la mano no pudo ya que su mano llena de dulces era más grande que el cuello de la botella. Cuando uno de sus amigos lo vio batallando para sacar la mano del recipiente le aconsejó que tomara solo la mitad de los dulces que traía en la mano, así su puño sería más pequeño y cabría por el cuello de la botella.

Moraleja:

A quién no le gustaría tener muchos dulces como al niño de la historia, o mucho dinero o muchos juguetes. Es fácil que cuando queremos conseguir muchas cosas nos dejemos llevar por la avaricia pero como en la historia tiene sus consecuencias. No quiere decir que siempre te tengas que conformar con lo mínimo pero desde niño debes ir aprendiendo a buscar el equilibrio, como mínimo lo que necesitas y además “el pilón”, aprendiendo a compartir y sin ser egoísta.

Leer: Conoce qué son las Afores para niños

¿Tú que otra fábula usarías para enseñarle a tus hijos sobre temas de dinero? ¡Compártenos tus ideas!


Recuerda, este es un texto informativo que contiene sugerencias. En Kueski no nos hacemos responsables por los resultados obtenidos al utilizar los productos/servicios aquí mencionados.

Kueski SAPI de CV SOFOM ENR. Consulta aviso de privacidad, CAT y requisitos de contratación en Kueski.com. No requiere para su constitución u operación autorización de la SHCP y está sujeta a la supervisión de la CNBV en materia de prevención y detección de operaciones con recursos de procedencia ilícita.

LEAVE YOUR COMMENT

Your email address will not be published. Required fields are marked *