Home Cultura Financiera Un Libro al Mes: “Padre Rico, Padre Pobre”
Un Libro al Mes: “Padre Rico, Padre Pobre”

Un Libro al Mes: “Padre Rico, Padre Pobre”

0
0
Reading Time: 4 minutes

El libro “Padre Rico, Padre Pobre” es una de las publicaciones más famosas de Robert Kiyosaki. El libro fue publicado en 1997 por primera vez y desde entonces ha tenido traducciones a otros idiomas incluyendo el español, juegos y títulos variados como “El cuadrante del dinero, una guía del Padre Rico para alcanzar la libertad financiera”. En este artículo nos enfocamos en ver los factores principales y más recomendables del libro original.

padre-rico

Serie “Un Libro al Mes”: lo más importante que debes saber y aplicar de “Padre Rico, Padre Pobre”

Quizás ya hayas escuchado hablar sobre este libro con anterioridad, pero todavía no lo has leído. Lo primero que debes saber es que leer este libro no quiere decir que te volverá rico, si no que es una guía sobre cómo pensar acerca de tus finanzas y empezar a planear sobre las cosas importantes para tu futuro económico. No es lo mismo vivir presionado por deudas y falta de liquidez, a tener cero deudas malas, un buen puntaje de historial crediticio y tener ahorros. Por eso, ten en cuenta los siguientes consejos que nos da Kiyosaki en su libro “Padre Rico, Padre Pobre”:

Elimina tus deudas malas

Lo primero que debes hacer para poder conservar tus ingresos es eliminar tus deudas. Una manera de hacerlo es siempre pagar más del mínimo en tus pagos o cuotas. Por ejemplo, si tu mínimo a pagar son $1,000 pesos por mes, da un extra, pueden ser $1,500 pesos al mes. Así, no sólo acortarás el tiempo en el que tengas que pagar tu deuda, si no que ahorrarás miles de pesos en intereses a largo plazo. Te recomendamos leer nuestro artículo anterior “Gánale a tus deudas de largo plazo” para complementar lo que leas en el libro.

Existe la deuda “buena”

Una deuda buena es aquella que tienes después de haber adquirido un préstamo o crédito y lo utilizas para comprar un activo que te esté dando un retorno de inversión. Es aquella que manejas con responsabilidad y pagas a tiempo, no dejas que los pagos se retrasen y que acumulen intereses. Por ejemplo, puedes adquirir un préstamo para comprar una casa la cual rentas. El ingreso de la renta cubre parte o la totalidad de los pagos mensuales de la hipoteca.

Vive dentro de tus posibilidades

Uno de los puntos importantes que hace el libro es siempre vivir dentro de tus posibilidades. Lo que se da muy a menudo es que cuando llega algo de liquidez, caemos en la trampa que hay que comprar ropa, o electrónicos, cosas que “nos hacen ver bien” ante los demás, o nos dan status. Lo que en realidad nos dejan estas compras son deudas y la imposibilidad de ahorrar. Vivir dentro de tus posibilidades no solo te hace más inteligente cuando se trata de tus finanzas, también asegura que puedas ahorrar y mejorar tu economía a largo plazo.

No solo hay que ahorrar, también hay que invertir

Es importante ahorrar tu dinero, pero eso no se traduce a que dejes billetes escondidos debajo del colchón. Esto solo hace que tu dinero se quede estancado, y cuando por fin pienses que hayas llegado a una suma que pueda comprarte lo que quieres, la realidad es que el dinero ya no vale lo mismo. Piensa hacia atrás, ¿cuántas cosas podías comprar con $10 pesos hace 15 años y cuántas puedes comprar ahora? Siguen siendo los mismos $10 pesos, una moneda, pero no te alcanza para lo mismo.

Por eso, es importante que pongas a trabajar tus ahorros. Inviértelos en distintas opciones, puede ser un fondo de inversión, en bienes raíces, u otros instrumentos financieros. Pide asesoría de un consultor financiero para que puedas establecer metas financieras para tí mismo según tu perfil y posibilidades. Ojo, esta opción no solo es para los ricos, todos podemos invertir sin importar el nivel socioeconómico que tengamos.

Piensa en ingreso pasivo y adquirir activos 

¿Qué pasaría si el día de mañana pierdes tu trabajo o a tu negocio no le está yendo muy bien? ¿Cuánto tiempo podrías sobrevivir de tus ahorros? Para no comprometer los ahorros que quieres usar para otras metas, es necesario pensar en ingresos pasivos. Los ingresos pasivos son aquellos que te dan dinero sin tu tener que trabajar. Por ejemplo, haber publicado un libro y ganar regalías por su venta o cobrar renta de una propiedad que hayas comprado o heredado. Para poder recibir estos pasivos, es necesario tener activos, llámese una propiedad, acciones en la bolsa, etc. Para entender más al respecto te recomendamos nuestro artículo anterior “Piensa en ingresos pasivos” para complementar la información del libro.

“Padre Rico, Padre Pobre” es un excelente libro que puedes leer este verano y empezar a aplicar las lecciones aprendidas en tu vida financiera.

Recuerda, que en Kllaar tienen un amplio inventario de libros nuevos y usados que puedes adquirir de manera fácil y económica; además con Kllaar, puedes vender los libros que ya leíste o no utilizas y así tener un dinerito extra.

 


Kueski SAPI de CV SOFOM ENR. Consulta aviso de privacidad, Costo Anual Total, comisiones y requisitos de contratación en Kueski.com. No requiere para su constitución u operación autorización de la SHCP y está sujeta a la supervisión de la CNBV en materia de prevención y detección de operaciones con recursos de procedencia ilícita.